¿Cuándo es imprescindible recurrir a un psicólogo?

¿Cuándo es imprescindible recurrir a un psicólogo?

Para ser precisos, lo cierto es que no hay una norma clara en cuanto al momento adecuado para acudir al psicólogo o solicitar ayuda de cualquier tipo que involucre esta profesión, como Dr. Romeu, teniendo en cuenta que los problemas de la vida puede a las personas de modos muy distintos según sea cada quien. En ese orden de ideas, hay que tener en cuenta que los problemas psicológicos guardan para sí una fuerte esencia subjetiva, pues incluso en ocasiones no son cuestiones de miedo o de inseguridad, sino que la persona piensa que no dispone de los recursos suficientes para enfrentarse a una problemática.

¿Cuándo hay que acudir a un psicólogo?

De esta manera, para valorar si se necesita de ayuda psicológica, es muy importante que se observen todos los síntomas asociados, en donde vale la pena prestar mucha atención a la ansiedad, situaciones en las que se pierde o incrementar el apetito, una condición de inquietud en exceso, alteraciones del sueño, cansancio o como usual, falta de concentración, situaciones de tristeza, etc.

Igualmente, habría que valorar si han ocurrido cambios o procesos significativos en el último tiempo, particularmente en el entorno familiar, laboral o personal, pues en la mayor parte de los casos son las variables que desencadenan esta clase de estados. Por lo tanto, se debe acudir al psicólogo en cuanto se detecte uno o varios problemas en la vida que de manera particular la estén inundando de sensaciones desagradables y que por sus características están impidiendo que la persona pueda gozar de los aspectos que son placenteros o positivos.

Al respecto, hay que mencionar que la creencia en cuanto a que somos autosuficientes debe ser debatida al máximo, ya que no siempre usted va a estar en condiciones de “salir de los problemas” por su cuenta, sino que va a necesitar de alguien, y quién mejor que un profesional en el campo de la psicología para serenarse, comprender el problema que lo que está aquejando y darse un tiempo para plantear soluciones.

Hay que tener en cuenta que pedir este necesario acomodar y por lo tanto no hay que confundir la autonomía en la vida al momento de gestionar la misma, porque no se trata de una situación negativa el hecho de solicitar la ayuda de otros para conducir nuestras acciones. Así mismo, hay que tener en cuenta que el psicólogo no es un brujo que va a curar los males de la psique como por arte de magia, sino que es un experto en salud mental que se encargará de actuar como un acompañante o asesor y que hará todo lo posible por ayudar a que las personas consigan seguridad y estabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *